7 errores que debes evitar para conectar con tu audiencia
16387
post-template-default,single,single-post,postid-16387,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

7 errores que debes evitar para conectar con tu audiencia

conectar con tu audiencia

7 errores que debes evitar para conectar con tu audiencia

¿Sabías que tan sólo dispones de 20 segundos para llamar la atención de otra persona con tu comunicación? ¿Y que el tiempo medio de estancia en una web no suele superar el minuto?

Con estos datos y estadísticas, qué puedes hacer tú para conectar con tu audiencia.

Aunque parezca misión imposible y ya escuches la banda sonora de fondo, no te alarmes. Para empezar, no soy una loca de las estadísticas, ni de los números vacíos. Pero, sí creo en dar cierta importancia a los resultados que estos reflejan.

O sea, nuestra intención es conectar con la audiencia, lo cual empieza por captar su atención. Y sigue por cautivarla para que quiera quedarse con nosotros.

Ah, si aún no tienes claro por qué te interesa conectar con tu público y por qué debería ser el principal objetivo de tu comunicación, haz clic en este enlace y descúbrelo.

Dicho esto, quiero compartir contigo algunos de los errores que, en mi opinión, pueden hacer que no conectes con tus seguidores. Me gustaría ayudarte a evitarlos, o si te das cuenta de que quizá estás cometiendo alguno, que puedas remediarlo.

¡Allá vamos!


Lo que no debes hacer si quieres conectar con tu audiencia

 

Te diré algo antes de empezar con los errores… Tengo una máxima muy sencilla: “no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti”.

Rigiéndome por esa regla, he descubierto que es lo que a mí no me deja conectar con los demás. Por lo tanto, trato de evitar caer en estos errores para conseguir el efecto contrario.

Y, ¿qué es lo que más me molesta? Muy atento, te lo explico ahora mismo.

 

#Las falsas expectativas

 

No sé si te habrás dado cuenta, pero hay muchos titulares ahí fuera que, literalmente, venden humo. En aras de llamar la atención y conseguir el ansiado clic, venden situaciones irreales o soluciones efímeras, que a nadie dejan satisfecho. Sobre todo, si al entrar en el contenido, no cumplen con lo prometido.

Esto está provocando el descontento y frustración de muchas personas. Que, a la larga, se convierte en hastío y desconfianza.

Así que, toma nota y huye de los titulares extravagantes. Y promete sólo aquello que puedas cumplir después.

Y recuerda, siempre es mejor superar las expectativas de alguien, que dejarlo con la sensación de que lo han engañado.

 

#La vaguedad

 

Otra de las cosas que puede impedirte conectar con tu audiencia es la falta de concreción. Por ejemplo, si cuentas que me vas a hablar de “la última película que viste”, después has de hablar justo de eso.

No vale que expliques la película en dos líneas y el resto del artículo sea sobre los detalles pormenorizados de tu día, o que cuentes lo difícil que es salir al cine en familia y hacer que el plan encaje para todos.

Creo que queda claro, ¿verdad?

Ojo, contar historias está bien. Introducir experiencias tuyas y dejar que los demás te conozcan, también. Pero, todo tiene su justa medida y las proporciones son importantes.

¡Hay que contar sólo aquello que sea relevante, según el tema!

 

#La ofensa

 

Últimamente, parece que se ha puesto de moda un tipo de marketing algo más agresivo. He de decir que no comparto para nada esta filosofía, porque no creo que ayude a conectar de verdad con la audiencia.

Hay personas que creen que de esta manera ayudan a los demás, los retan a que se superen. Pero, para mí, hay una delgada línea entre sentirme retada y sentirme ofendida.

¿Te ha pasado algo similar alguna vez al leer algún artículo o recibir algún correo? ¡Pues evita replicar lo mismo!

 

#El que juega al escondite

 

Después, están aquellos que se esconden detrás de su proyecto, de su marca. Los que hablan en plural, por ejemplo, en su sobre mí, como si fueran un gran equipo. Aunque en realidad sabes que trabajan solos.

No me inspira confianza no conocer a las personas. Ya sea porque quiero trabajar con ellas, o colaborar, o me interesa lo que hacen…

Así que, si eres de los míos y esto tampoco te deja conectar con los demás, ¡evita hacerlo en tu negocio!

 

#Los clones

 

Amigos, aquí llegamos a la delgada línea que separa la inspiración, del copia y pega. Todos necesitamos inspiración y referentes, pero después hay que adaptar cualquier estrategia, voz y tema a nuestro estilo propio.

Para leer sobre un tema del que habla más gente, con la voz de Pepita, ¡ya la leo a ella que es la original!

Sé que es difícil, al principio, encontrar un estilo con el que sentirse cómodo. Pero, hagas lo que hagas, ¡no trates de escribir como alguien más que no seas tú!

 

#La superioridad

 

A veces, he notado que hay personas con cierto tono o forma de decir las cosas que no conecta. Es como si crearan, con su expresión, una barrera invisible entre ellos y tú que, en lo particular, no me gusta nada.

Yo soy más cercana y me gusta. Además, no creo que vaya para nada en contra de mi profesionalidad. Así que, ya lo sabes, si tu objetivo es conectar con tu audiencia, ¡mucho cuidado con subirte a la parra, donde nadie te alcance!

 

#El perfeccionismo

 

Y, por último, no me creo los mundos de color de rosa. O sea, aquellas personas que todo lo que comunican de su marca y de ellas mismas es neutro o cien por cien perfecto.

Me gusta la gente real, de carne y hueso. Así que, alguna opinión deben tener sobre ciertos temas que tratan. Punto número uno. No se puede ser tan aséptico, porque en realidad lo que estamos haciendo es escondernos.

Y, punto número dos. ¿De dónde han salido esas personas que todo lo hacen bien, les sienta bien y son perfectas? Porque del mundo del que yo vengo, la vida tiene reveses, revueltas y muchas cuestas empinadas.

Por supuesto que también su parte bonita y maravillosa. Pero, creo que allá donde hay luz, también hay sombras y si nunca las muestras, hay algo que genera desconfianza en los demás.

Entonces, ¿qué te han parecido estos 7 errores a la hora de conectar con tu audiencia? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Espero que te sea muy útil y ¡te espero en los comentarios!

Etiquetas:
,
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@turutaemprendedora.com

Soy coach, redactora web y storyteller de proyectos digitales con alma. Te ayudo a desarrollar una comunicación que conecte con tu comunidad, para que consigas un emprendimiento útil con el que disfrutes y dejes huella.

14 Comentarios
  • Adela Emilia Gómez Ayala
    Publicado a las 11:54h, 13 Mayo Responder

    Hola Conchi, lo cierto es que los puntos que comentas son muy acertados y en más de un post, yo los he encontrado.

    Nada más fatuo que la vaguedad, la falta de concreción o, el crear falsas expectativas.

    Ese tipo de comportamiento se nota a la legua, y al final, cansa.

    Un consejo Conchi, no empieces los posts con esos números tan fuertes, que a más de uno, casi se nos corta la digestión y entonces sí que vamos a dejar de leerte.

    Un afectuoso saludo

    • Conchi
      Publicado a las 12:45h, 15 Mayo Responder

      Hola Adela Emilia,

      ¡Siento lo de los números, de verdad! Son los que son y no conocerlos tampoco es que nos ayude. Pero, estoy segura que con una buena estrategia, hablando desde el corazón y con corazón, todos somos capaces de darles la vuelta y hacer que jueguen a favor.

      Un saludo enorme.

  • Jean Saldaña
    Publicado a las 04:52h, 15 Mayo Responder

    Hola Conchi,

    Me parece muy acertada tu lista de errores a evitar, y coincido mucho contigo en que el más molesto es el primero, las falsas expectativas. Creo que es mejor siempre cumplir con lo que prometemos, porque incluso puede resultar peor para nuestra marca y credibilidad el salir desilucionados al no encontrar lo que prometía el título. Para evitarlo, yo suelo primero escanear el artículo y ver que efectivamente trata sobre lo que dice el título, aunque al final, a veces también son engañosos los subtítulos.

    ¡Un saludo!

    • Conchi
      Publicado a las 12:49h, 15 Mayo Responder

      Hola Jean,

      Supongo que a cada quién le molestará uno u otro, según su propia personalidad. Pero, también le doy especial importancia al primero, porque éste, como bien dices, tiene mucho más peso, no sólo en nuestras publicaciones, sino también en las cartas de ventas, en las landings, en las promociones, etc. Puede dar una imagen muy negativa de nosotros y por ende de nuestra marca. Y manchar por esto la reputación, que tanto cuesta conseguir, no merece la pena.

      Un saludo enorme.

  • Cristina
    Publicado a las 07:23h, 16 Mayo Responder

    Hola Conchi,

    Muy buena recopilación. La verdad, los mensajes que se basan en falsas expectativas y ofensas no creo que estén pensados para conectar con nadie ni que formen parte de una estrategia de consolidación de la marca a largo plazo. Creo que ese tipo de marketing agresivo busca ventas rápidas y quema a la audiencia igual de rápido. Añadiría a esos dos puntos, los mensajes “apocalípticos”. No se a ti pero a mí esos mensajes que se basan en el “si no haces esto estarás perdido” me tiran bastante para atrás.

    Un abrazo.

    • Conchi
      Publicado a las 17:32h, 17 Mayo Responder

      Hola Cristina,

      ¡Vaya, que sí! Es cierto que esos mensajes tampoco me gustan demasiado, es como si estuvieras fallándote por no hacer lo que te dicen. Pero, en realidad, nadie te conoce a ti, ni saben tus circunstancias.

      Yo también creo que hay mensajes que no están pensados como para que conecten, lo que no me explico es con el esfuerzo y el mimo que tenemos por nuestros proyectos, cómo se puede lapidar así la reputación y la marca… Supongo que no todo el mundo tiene el mismo tipo de negocio, ni piensa en tenerlo, la verdad. Pero, para los que queremos realmente dedicarnos a hacer lo que nos gusta, dure lo que dure, estos aspectos hay que cuidarlos.

      Gracias por el comentario, Cristina.

  • Pilar Santisteban
    Publicado a las 09:06h, 17 Mayo Responder

    ¡Ay, los clones!

    A menudo me parece que tengo déjà vu leyendo algunos blogs 😛
    Si no aportamos información fresca y relevante desde nuestro rinconcito, ¿para qué lo queremos?

    Estupendo post Conchi.

    Abrazote :*

    • Conchi
      Publicado a las 17:39h, 17 Mayo Responder

      Hola Pilar,

      Pues sí, hay un poco de déjà vu por ahí. El caso es que, al final, enseguida se nota cuando una persona utiliza ciertas fórmulas que funcionan, sin pasar su propio filtro de estilo (por ejemplo, incluyendo dejes, muletillas y ciertas expresiones muy nuestras). Eso es lo que hace únicos nuestros contenidos, esa forma tan personal de ver, sentir y entender cierto tema y cómo lo transmitimos.

      Un abrazo fuerte, Pilar.

  • Amaya
    Publicado a las 16:07h, 18 Mayo Responder

    Hola Conchi,

    Yo voy por la misma línea de Cristina Llorente. Lo que me hace desconectar mucho, muchísimo, de proyectos que me encantan por otras muchas cosas, son las estrategias agresivas o, dicho de otra manera, de cuenta atrás.

    No me gusta recibir emails de “faltan X días/horas”, una y otra vez, si lo que me están diciendo es que parece que no sé tomar decisiones si no apuesto por eso que me están ofreciendo que, en muchas ocasiones, quizás es que simplemente no necesito.

    Un abrazo

    • Conchi
      Publicado a las 09:11h, 19 Mayo Responder

      Hola Amaya,

      La verdad es que yo lo de enviar tantísimos mails con la cuenta atrás no es para mí, no sé con quién funcionará, pero seguro que no es conmigo. Lo curioso es que hay mucha gente con la que hablo a la que también le molesta, pero entiendo que cuando lo hacen será porque funciona, ¿no? Sea como sea, creo que esto va mucho con el estilo de uno y yo, por ejemplo, no me sentiría cómoda haciéndolo.

      Un abrazo, Amaya.

  • Alexandra Dacier
    Publicado a las 17:37h, 18 Mayo Responder

    Estos errores yo le llamaría los 7 pecados del mundo online. Últimamente lo de los clones es muy visible, veo personas que quieran hacer tantas que al final hacen lo que otros hacen.
    Ay las expectativas, el dolor de cabeza que vemos con frecuencia. Estos errores se hacen cuando la gente no tiene claro su vocación y entrega con lo que hacen y de esa manera son presa fácil y no son conscientes de estos errores que no les permiten conectar con público.
    Saludos.

    • Conchi
      Publicado a las 09:14h, 19 Mayo Responder

      Hola Alexandra,

      Tienes mucha razón, hay tanta ansiedad por gustar y conectar con tu público para crear tu comunidad, que muchas veces no gestionas bien las expectativas y éstas acaban por superarte. No se puede decir cualquier cosa con tal de atraer, si después no se puede cumplir. O, como bien dices, todo irá en contra de nuestra marca y nuestra reputación.

      Gracias por el comentario,

      Un saludo enorme.

  • Cristina Piriz
    Publicado a las 19:26h, 18 Mayo Responder

    Hola Conchi,
    Otro excelente artículo directo y al grano 😉
    La ofensa, el jugar al escondite y los clones diría que son los que más me fastidian de tu lista.
    Añadiría los super cutres que traducen del inglés con algún traductor y se plantan todo el texto en español tal como sale de la maquina, y encima añaden hasta las fotos con textos en inglés con todo el descaro… en mi area de nutrición y salud hay bastante de esto… horror!!!
    También me matan los diseños muy malos, los textos en tochos ilegibles y los diseños web que parecen de los 90, jejeje
    Te mando un abrazote!
    Cristina

    • Conchi
      Publicado a las 09:17h, 19 Mayo Responder

      Hola Cristina,

      Muy buena tu lista. Me he quedado alucinada con lo de las publicaciones traducidas tal cual del inglés, sin filtros, ni miramiento. De verdad que juraría no haberme encontrado nunca con un caso de estos, o seguramente lo recordaría. Es todo lo contrario a lo que mínimamente atraería la atención y el interés de alguien, ¿no?

      Bueno, supongo que cada quién tiene sus fórmulas de hacer negocio en el mundo de Internet. No sé si les funcionarán, pero yo sé que quiero algo distinto a eso, seguro 🙂

      Gracias por compartir tu experiencia, Cristina.

      Un abrazo enorme.

Deja tu comentario