comunicación-de-marca

Conexión: el objetivo de tu comunicación de marca

Hace poco, una marca muy conocida de equipación deportiva, lanzó una nueva campaña publicitaria. Cuando vi el anuncio por primera vez, me quedé con la boca abierta. Lo habían conseguido, habían hecho que yo, que soy cero entusiasta con el deporte, me emocionara.

Habían conseguido algo que para mí es esencial: habían traspasado la pantalla del televisor y me habían atrapado.

Una pregunta, ¿cuántos anuncios crees que consiguen eso? Te lo aseguro, muy pocos. De hecho, ya casi nada nos sorprende.

Y si no me crees, ¡haz la prueba por ti mismo! Prueba a ver los anuncios de la televisión y dime cuáles captan realmente tu atención.

Créeme, después de los primeros 30 segundos desconectarás por completo.

Pues bien, si piensas en tu negocio, también tienes ciertas barreras que habrás de superar. Te estás comunicando a través de una pantalla y, por lo tanto, has de aportar un plus que haga que tu comunicación de marca traspase la pantalla.

El efecto vendría a ser como si tu lector se pusiera unas gafas 3D. Vería salir tu mensaje de la pantalla que iría directo hacia él para atraparle.

Pero, cuál crees que es la finalidad de conseguir toda esta experiencia con tu comunicación de marca


Algunos datos que no mienten

 

Seguro que habrás escuchado por ahí cientos de cifras, porcentajes y ratios varios. Pero, según yo lo veo, cada caso es un mundo, si nos referimos a los negocios. Por eso, no podemos encasillarlos a todos bajo las mismas etiquetas.

Ahora bien, cuando hablamos de consumidores, personas que compran, hay ciertos patrones que se repiten. Es cierto que cada una es distinta y tiene una historia personal e intransferible. Aún así, hay mecanismos que, como personas, todos compartimos.

Bien, pues uno de estos datos curiosos dice que entre el 92 – 95% de las decisiones de compra se toman desde el inconsciente.

¿Cómo te afecta eso, como facilitador de productos y/o servicios? Fácil. Significa que para que alguien se decida a comprar, antes tienes que activar alguna de sus redes neuronales. Aquellas que hagan aflorar sus emociones.

En ese caso, también me pregunto: “¿Y si ya hubieras hecho el trabajo previamente?”

Es decir, qué ocurriría si ya hubieras conectado con esa otra persona y llevado vuestra relación a un siguiente nivel. En ese caso, la huella que habrías dejado en él, haría que esos circuitos se activaran mucho más rápido y estuviera más predispuesto a escuchar tu mensaje.

Ahora bien, cómo puedes tú conectar con tu audiencia…


El camino de tu comunicación de marca hacia la conexión

 

Supongo que esto es como todo. Habrá mil y un caminos disponibles.

Están los caminos más oficiales que todo el mundo conoce (o lo que es lo mismo, los que salen en el GPS). Y también hay otros más ocultos, que sólo conocen unos cuantos, porque quizá viven por la zona.

No es que sean atajos, pero sí son caminos con ciertas ventajas: están menos transitados, te hacer ahorrar tiempo, te permiten ir más a tu aire…

En el caso de tu negocio, estos son los caminos que tú mismo creas. Los que aparecen a partir de tu ingenio, de tu imaginación, de tu creatividad y tu capacidad para dar siempre una vuelta de tuerca a lo que haces.

En realidad, tu misión no es otra que tender ese puente que te ayude a conectar con tu audiencia. Y para ello, hay dos vías que nunca fallan: la emoción y hacer que los demás se sientan identificados.

Diría que son vías muy semejantes, que se entrelazan en ciertos puntos. Sea como sea, tu mejor baza para conectar con tu comunicación de marca, pasa por contar tu mensaje de forma que tu audiencia se identifique con él y logre emocionarse.

A veces, puedes emocionar sin necesidad de que se identifiquen con una situación concreta. Hay ciertos asuntos que a todos nos emocionan, aunque no hayamos pasado por ellos. Por ejemplo, las historias de superación personal.

Sin embargo, si consigues, además, que se identifiquen con la historia, ¡ahí no podrán resistirse a tu marca! Y es que en ese caso, la conexión será mucho más fuerte, ya que comparten tu experiencia.


Y para acabar…

 

¿Crees que sabes de qué anuncio te hablaba al principio? ¿Te gustaría ver cuál era?

https://www.youtube.com/watch?v=JtA8-tDuTb8

Ahora sí, ¿qué te ha parecido? Creo que la forma, el estilo de enlazar la marca al final, todo es increíble y está muy bien pensado.

Y, en tu marca, ¿crees que tienes controlado cómo comunicar tu marca para que conecte con tu audiencia? ¿Qué es lo que te cuesta?

¡Te espero en los comentarios! Me encantará leerte.

Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@turutaemprendedora.com

Soy redactora web y storyteller de proyectos digitales con alma. Te ayudo a desarrollar unos contenidos con estilo propio, que conecten con tu comunidad, para que consigas un emprendimiento útil con el que disfrutes y dejes huella.

16 Comentarios
  • ADELA EMILIA GOMEZ AYALA
    Publicado a las 23:57h, 03 mayo Responder

    Hola Conchi.

    El anuncio es sorprendente porque toca la fibra sensible, pero más allá de que sea más o menos emotivo, realmente si tú no necesitas lo que esa empresa te ofrece, no lo vas a comprar. Al menos yo lo veo así.

    Por lo tanto, hay que conectar con esa emotividad de tu posible cliente, pero intentando ofrecerle un producto o un servicio que en ese momento, necesite. Una forma bastante sencilla, es preguntando directamente a tu audiencia mediante una encuesta, un test A/B, escuchando sus sugerencias, …, pero el hecho de comprar en sí, depende de muchos factores, no es tan sencillo como qué producto o servicio más genial me ofrecen, está a buen precio y encima me viene bien por esto y por aquello; todo eso está muy bien, pero dependiendo de la situación económica de ese posible cliente, si no puede permitírselo, su mente le dará mil y un argumentos, para que finalmente decida no comprar.

    El tan manido tema de tu cliente ideal, es más complejo de lo que parece, pues puedes ofrecer varios productos o servicios, con diferentes perfiles de clientes; para tí, lógicamente supone más trabajo, pues no es lo mismo escribir un e-book sobre un tema dado, que tener que escribir otros 2 e-books más para otros clientes distintos.

    El lema ese con el que muchas veces te quieren vender la moto, de que tal o cual servicio, infoproducto, se vende en piloto automático, para mí no es muy creíble, pues lo he comprobado con perfiles sociales como Twitter; programas tus tweets a las horas de máxima audiencia, todo el mundo te lee y te compra, y un jamón, como tú no estés al pie del cañón, interaccionando con unos y otros, no te comes una rosca, entre otras cosas porque la gente no es tonta. Si yo te hago un comentario sobre un tweet tuyo y tú no te dignas ni agradecérmelo o responderme, pues la próxima vez, cuando encuentres un nuevo tweet de esa persona o empresa, vas a decir, ya están aquí los pesaos estos, menudo pestiño.

    Cuando se está empezando como es mi caso, es fácil caer en ciertos “dogmas de supuestos gurús”, pero cuando poco a poco vas leyendo a unos y a otros, y tú vas experimentando, acabas diciendo, mira, no me des la tabarra, que no te voy a hacer caso.

    Un afectuoso saludo

    • Conchi
      Publicado a las 09:11h, 05 mayo Responder

      Hola Adela Emilia,

      Hay una de las cosas que comentas en la que estoy de acuerdo en parte. Emocionar para conectar con tu público no es una ciencia exacta para vender. Es decir, como bien dices, hacen falta que se conjuguen muchas más variantes, como por ejemplo el momento idóneo. Coincido en que, si no necesitas algo, no lo vas a comparar tan sólo porque te haya emocionado un anuncio, pero ¿qué pasará cuando necesites eso que te vendían?

      Sin duda, creo que esa marca, esa huella que dejaron en tu mente, hará que los recuerdes por encima de su competencia y acudas a ellos a la hora de comprar lo que necesites. No se trata de una venta inmediata, pero sí de crear un recuerdo que los lleve a ti, cuando estén listos para comprar.

      Un saludo enorme y mil gracias por compartir tu opinión.

  • Giovanna Bittante
    Publicado a las 13:24h, 04 mayo Responder

    El anuncio es maravilloso, toca el alma y las ganas de apuntarse al deporte que sea!! La verdad que han encontrado un mensaje directo, sencillo y sobre todo, no excluye a nadie.
    Gracias por compartirlo con el grupo…hay siempre que aprender.
    Muchas veces se tiende a buscar y rebuscar ideas originales, cuándo en realidad lo mejor lo tenemos entre mano.
    Un saludo y feliz semana.

    • Conchi
      Publicado a las 09:16h, 05 mayo Responder

      Hola Giovanna,

      Coincido en que, a veces, la sencillez es nuestra mejor aliada. No funciona mejor todo lo que es grande, o lo extravagante, sino lo que simplemente cuenta nuestro mensaje de forma clara, coherente y transmite nuestra esencia.

      Creo que tener distintas visiones, ejemplos y alternativas, puede ayudarnos siempre a despertar nuestra creatividad, a la hora de adaptar diferentes estilos o formatos a nuestro proyecto.

      Gracias por el comentario, Giovanna.

      Un saludo enorme.

  • Cristina
    Publicado a las 08:21h, 07 mayo Responder

    Hola Conchi,

    Yo pienso que el trabajo para llegar a establecer esa conexión emocional entre marca y clientes es distinto en el caso de grandes marcas como la del anuncio y de pequeñas marcas como las nuestras. Aunque tengan el factor común de las emociones. Las grandes pueden llegar a conseguirlo con una campaña y mucha inversión y las pequeñas tenemos que hacer un trabajo diario y continuado y ganarnos la confianza en una carrera de fondo en cada tuit, en cada post, en cada comentario.

    Llegar a esa conexión no es fácil pero sin duda conseguirla de forma previa a venta como comentas en el artículo es una ventaja, si ya tienes una comunidad que confía en ti será más fácil que te compren cuando lances tus productos o tus servicios.

    En definitiva, para mí es un trabajo del día a día.

    Un abrazo.

    • Conchi
      Publicado a las 11:17h, 12 mayo Responder

      Hola Cristina,

      Coincido en que el enfoque puede ser bien distinto, pero está claro que ver estas ideas, en otros proyectos, ha de servirnos para motivarnos, nunca para lo contrario. Es simplemente una guía, una forma de cómo hacer las cosas para llegar a conectar con nuestro público. Después habrá que adaptarla a nuestros recursos, pero la base es la misma para todos: las emociones.

      Gracias por el comentario, Cristina,

      Un abrazo.

  • Angélica Cervantes
    Publicado a las 00:38h, 09 mayo Responder

    Muy bueno Conchi Hoy día veo que la conexión emocional cuando se logra dar, es importante encontrar la forma de mantenerla y eso creo que nace de manera natural, dando de forma sencilla y amable respuesta a las necesidades que tiene quien busca contratarte o quien aún no sabe si tú eres la opción. Un abrazo cariñoso.

    • Conchi
      Publicado a las 11:20h, 12 mayo Responder

      Hola Angélica,

      Me gusta mucho lo que planteas. A veces, lo sencillo, lo que nos sale de forma natural basta para terminar de mostrar quiénes somos y qué podemos ofrecer. Sin duda, para mí marca la diferencia la persona que tengo enfrente, con la que pienso o no trabajar. Los pequeños detalles, la honestidad y la transparencia hacen que acabe confiando más en ella y que me decida por completo.

      Gracias por tan bonita reflexión, a veces se nos olvida el poder de lo simple,

      Un saludo enorme.

  • Amaya
    Publicado a las 18:11h, 10 mayo Responder

    ¡Wow Conchi!
    ME HA ENCANTADO ESTE POST, de principio a fin. Tú conectaste con el anuncio de (no desvelo la marca para no hacer spoiler si alguien más lee este comentario) y yo he conectado con tu mensaje.

    Además, estoy de acuerdo con la diferencia que aporta Cristina Llorente entre marcas grandes y pequeñas pero añado mi aportación personal. En nuestro caso sí que es una carrera de fondo pero con muchas oportunidades de lograr el objetivo porque tenemos mucho más fácil el controlar los mensajes. Las grandes marcas pueden permitirse presupuestos elevados pero, es una pena, no son capaces casi nunca de llegar hasta el último eslabón de la cadena. Al final se termina rompiendo el mensaje que tanto han intentado cuidar, en el momento más inesperado.

    Un abrazo ¡ha sido genial este paseo tan inspirador!

    • Conchi
      Publicado a las 11:23h, 12 mayo Responder

      Hola Amaya,

      Totalmente de acuerdo contigo. Hay que verle la ventaja y es que nosotros sí llegamos a conectar con la persona del otro lado, a conocerla, a saber qué le gusta o qué quiere. Porque hablamos con ella, nos preocupamos y mantenemos ese interés en el tiempo, cuidando de la relación. Esa cercanía que tanto valoran las personas, creo que en el caso de las grandes marcas, necesitan un plus extra de presupuesto para conseguirlo, porque han perdido esa posibilidad al hacerse grandes.

      Tenemos que hacer que estas pequeñas grandes bazas jueguen a nuestro favor.

      Un abrazo enorme, Amaya.

  • Raquel
    Publicado a las 20:30h, 12 mayo Responder

    Al hilo de lo que comentan Cristina y Amaya, lo que hoy ocurre es que las grandes marcas están intentando comportarse como las pequeñas, justamente por la conexión con nuestro público, Esta mañana leía un artículo que hablaba del comportamiento de marcas como Carrefour, Ikea, Leroy Merlin o Media Market, todas ellas están buscando locales en los que comportarse como las tiendas tradicionales, lejos de las grandes superficies, en un intento de conectar con su público.

    Yo creo que las historias enganchan y en nuestro caso, que somos pequeñitos, para enganchar tenemos que estar, lo que decía Adela. Desde luego la conexión no garantiza las ventas, pero si es cierto que es mucho mas fácil comprar a quien conoces y en quien confías que a un desconocido.

    Un abrazo.

    • Conchi
      Publicado a las 12:43h, 15 mayo Responder

      Hola Raquel,

      Justo lo que comentas, es parte de la esencia de lo que compartía. Creo que hay tantas ventajas en ser pequeño, pero que las dejamos pasar, que incluso los grandes están volviendo sobre las raíces para utilizar alguna de ellas, sobre todo, el tema de la conexión. De ahí que vuelvan a tratar de emocionar, de cautivar, de hablarnos de tú a tú.

      Todos esos elementos, y algunos otros, como el estar presente, son las claves que tenemos en nuestra mano para atraer a nuestro público y fidelizarlo.

      Un saludo Raquel.

  • Jean Saldaña
    Publicado a las 05:08h, 15 mayo Responder

    Hola Conchi,

    Me ha encantado este artículo, me ha recordado un capítulo del libro “Véndele a la mente, no a la gente” de Jûrgen Klaric en donde habla sobre cómo el 90% de las decisiones de compra se basan en la emoción del cerebro reptiliano y ya después entraba el cerebro racional para justificar el motivo de nuestra compra. Pero ¿cómo transmitir estas emociones en temas técnicos por ejemplo?

    Otro elemento que añadiría para conectar con nuestra audiencia es la credibilidad, ya que también es fundamental que nuestros lectores confíen en nosotros y en nuestro trabajo para que el proceso de compra posterior sea incluso más natural.

    Un abrazo.

    • Conchi
      Publicado a las 12:53h, 15 mayo Responder

      Hola Jean,

      Muy buena pregunta. En cuanto a transmitir las emociones en temas más técnicos, creo que el kit está en saber contar la historia de modo que el receptor se sienta identificado, se vea consiguiendo el resultado que ofreces y sacando ventaja de los beneficios. Porque, si hablamos de las características, el lenguaje técnico puede hacer que un público general se pierda.

      La credibilidad es también fundamental. Son dos factores que, si van de la mano, hará que el trabajo y la contratación por parte de los clientes fluya mejor y sea más sencillo.

      Un abrazo enorme.

  • Cristina Piriz
    Publicado a las 19:36h, 18 mayo Responder

    Hola Conchi, a mí también me ha puesto el anuncio los pelos de punta 🙂 Aunque te confieso que yo vivo sin tele, y me hace super feliz. De hecho cuando de casualidad en casa de alguien tienen la tele puesta y veo anuncios me siento desde disgustada hasta indignada, en toda la gama de colores, sobre todo con la manipulación de la industria alimentaria y como se ceba en los niños… ufff los anuncios de compresas ya es que me matan, directamente, no puedo…
    Por otro lado estoy totalmente de acuerdo en que nuestras compras son principalmente emocionales, cuando me encuentro ante un vendedor muy bueno noto el hechizo, es como una magia, como si te hipnotizara, jajaja. En esos momentos prefiero tomar un respiro y reflexionar si realmente lo necesito. Y de momento me ha ido bien y he mejorado en mis decisiones 🙂
    Un saludo guapa,
    Cristina

    • Conchi
      Publicado a las 09:24h, 19 mayo Responder

      Hola Cristina,

      Me gusta mucho lo de “vivir sin tele”, creo que de hecho, no por regla general, pero sólo por la experiencia, todos deberíamos probar alguna vez, ¿no? Yo voy a planteármelo. ¿Series Netflix se podrán no? Jejejeje, igual no duraba ni un día.

      La verdad que hay anuncios, cada vez más, que tratan de cuidar el mensaje y, sobre todo, envolverlo de forma llamativa para captar la atención y emocionar. Eso se agradece, porque hay veces que hacen más anuncios que el tiempo que pasas viendo el programa de turno. Creo que este giro o cambio beneficia al que lo introduce en su estrategia, porque nos hace más receptivos a lo que tenga que contarnos. De ahí que sea bueno, a nuestra escala, tratar de conseguir ese objetivo de conectar con nuestro púbico, a nuestra manera.

      Un abrazo, Cristina y mil gracias por el comentario.

Deja tu comentario