Cómo dar vida a tu historia de marca

¿Te gusta leer? ¿Eres aficionado a la lectura o eres de los que prefieren esperar a que salga la película?

Yo soy firme defensora de que no hay nada como el libro, para captar toda la esencia de una historia. Y es que hay un aspecto fundamental: la imaginación.

Con el libro, tú das vida en tu mente a los personajes y eres capaz de envolverte en la historia y exprimirla al máximo.

Sin embargo, en la película es la imaginación de otra persona la que refleja la historia, según ella la siente y la interpreta y tú no haces el mínimo proceso interno, simplemente te sientas, te relajas y pasas dos horas, viendo la cinta, o lo que es lo mismo pasando el rato.

No es que no puedas meterte en la historia, porque hay grandes producciones que consiguen este efecto. Pero, para mí, nunca es lo mismo.

Por eso, hoy quiero compartir contigo cómo puedes hacer tú para dar vida a tu historia de marca y conseguir que atrape y cautive a tu audiencia.


Una marca con historia

 

Tu historia de marca es como el primer paso que tienes que dar a la hora de construir tu marca.

Será la base para todo lo que venga después. Primero, tienes que haber trabajado sobre los elementos que definirán tu marca. Y, una vez los tengas, es hora de darles vida e infundirles esencia.

La historia de tu marca te servirá como base para tu comunicación. Será tu mensaje principal, la historia que contarás acerca de tu proyecto para darlo a conocer y enamorar a tu público.

Después de que tengas lista tu historia, te darás cuenta que es mucho más fácil construir cualquier otro aspecto de la marca, como por ejemplo, la imagen visual de la misma.

Pero, ¿qué crees que hace una historia de marca única e irresistible?


Cómo escribir tu historia de marca desde cero

 

Empezar una historia siempre es “complicado”. Nos sentamos ante una hoja en blanco y nos preguntamos, ¿por dónde empiezo? ¿Qué es lo que quiero contar o que quiero incluir en mi historia?

No sé si te haya pasado ya, pero es una sensación frustrante. Por eso, para dar vida a tu historia de marca, tienes que elegir qué tipo de historia resuena más con tu marca.

Voy a compartir contigo cuatro tipos de historias que pueden orientarte, para que elijas la que más te acople a ti y a tu proyecto, o que decidas la combinación que más te guste.

 

# Una historia sobre los orígenes

 

Aunque los inicios suelen ser complicados y parece que esto no sea interesante, contar acerca de los orígenes de tu proyecto te acercará a tu público.

A las personas nos llama la atención el cómo nacen las ideas y cómo crecen los proyectos. Nos gusta saber qué hay detrás de una marca, o cómo es que se construyó.

Nos resulta cercano, nos involucra más con ella y eso nos atrapa. Además, podemos aprender un montón sobre los inicios de otros proyectos, lo cuál nunca está de más.

 

# El punto de inflexión

 

Hay proyectos que nacen a partir de una necesidad de compartir algo que nos ha ocurrido y que hemos superado.

En ese caso, se trata de que compruebes si tienes algún momento de inflexión en tu vida, o por qué no en tu proyecto.

Con ello, conseguirás que las personas que te sigan se identifiquen con ese proceso que tú mismo has seguido. Y si lo hacen, confiarán en ti y en que puedes ayudarles a superarlo. Y ya sabes que, en los proyectos por Internet, la confianza es la clave.

 

# Los momentos bajos también cautivan

 

¿Tú te creerías a alguien que todo lo que te cuenta es maravilloso? ¿Crees que te inspiraría confianza alguien que siempre lo hace todo bien?

Sabemos que no somos perfectos, por lo tanto, compartimos más afinidad con aquellas personas que se muestran más humanas. Que se equivocan, que corrigen su rumbo y siguen intentándolo.

Sin embargo, hay una creencia extendida de que los momentos bajos, de error, o “fracaso”, no venden y están mal vistos. Cuando en realidad, nos convierte en personas de carne y hueso con los que los demás pueden conectar mejor.

Además, cualquier experiencia nos nutre, nos hace crecer y nos enseña. Nos da experiencia y con esto somos capaces de ayudar mejor a los demás. Así que, ¡nada de esconderse! Se acabó el lavar los trapos sucios sólo de puertas para adentro.

 

# Los grandes logros que embelesan

 

Compartir con otros tus logros, no es darse autobombo, siempre que tengan que ver con tu proyecto y demuestren lo que sabes hacer.

Por eso, lo mismo que en el punto anterior, ¡déjate de prejuicios y muestra tus éxitos! Es una forma de compartir todo aquello que tiene que ver contigo y con tu proyecto.

Si lo haces desde la humildad, tu audiencia compartirá tus alegrías contigo.

Ahora ya puedes preguntarte qué historia te gusta más a ti y cuál le gusta más a tu público. O qué clase de historia encaja mejor con tu proyecto.

A partir de ahí, siéntate y escribe una gran historia de marca. Una memorable que haga que tu audiencia siempre la recuerde y pierda el norte por ella.

Pero antes, cuéntame si ya has escrito tu historia de marca, cómo quedó o qué te impide hacerlo. ¡Adelante! Te espero en los comentarios.

Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@turutaemprendedora.com

Soy redactora web y storyteller de proyectos digitales con alma. Te ayudo a desarrollar unos contenidos con estilo propio, que conecten con tu comunidad, para que consigas un emprendimiento útil con el que disfrutes y dejes huella.

18 Comentarios
  • Diana
    Publicado a las 10:08h, 22 diciembre Responder

    Hola Conchi!!!

    Que cierto e importante todo lo que dices!! Hay veces en que puede resultar complicado contar nuestra historia, pero no es más que hacer el ejercicio de reflexión, y con los tips que nos das, seguro que sale!
    Lo bueno es que una vez lo has trabajado bien y lo tienes bien definido, después el negocio va a ir mucho más rodado, más fluido y será coherente.
    Muchas veces lo comparo a los cimientos de una casa, si están sólidos y asentados puedes seguir hacia adelante sin temores.

    Un besazo y buenas fiestas!

    • Conchi
      Publicado a las 10:41h, 22 diciembre Responder

      Hola Diana,

      Muy buen símil. La verdad que lo más difícil al principio es darse cuenta de la importancia de algo como esto. Después, hay personas que se bloquean a la hora de escribir su historia, no saben por dónde empezar. Hay varios obstáculos que pueden impedir una historia de marca épica, pero, como bien dices, una vez superados, te ayuda a establecer las bases para tu futura marca. Una sólida y, sobre todo, memorable.

      Gracias por el comentario,

      Un beso enorme y felices fiestas a ti también.

  • Cristina Píriz
    Publicado a las 15:39h, 22 diciembre Responder

    ¡Hola Conchi!
    Me ha encantado tu post, lo dices todo tan bien y tan lógico que es imposible llevarte la contraría 🙂 Mira, haciéndote caso de lo que nos comentas siempre de los post personales he creado mi super post personal del año en mi blog. Me he destapado bastante. Esto antes no había ocurrido. Espero haber contanto bien mi historia, pero sea como sea me apetecía mucho hacerlo.
    Ahora me queda compartir algún momento bajo, aunque la verdad es que por suerte mi vida y yo estamos bastante estables, toca madera! 🙂
    Un saludo y felices fiestas,
    Cristina

    • Conchi
      Publicado a las 09:19h, 27 diciembre Responder

      Hola Cristina,

      Qué alegría escucharte, que te atrevas a abrirte y a experimentar con posts más personales. En cuanto a tu historia, tampoco es necesario incluir cada tipo de historia, sino los que más se ajusten contigo y tu proyecto. Pero sí es bueno saber que, por compartir momentos más bajos, no parecemos débiles, sino que los demás se identifican más con nosotros.

      Gracias por el comentario y estoy deseando leer tu post,

      Un saludo enorme y felices fiestas a ti también.

  • Ana Camac Manfredi
    Publicado a las 01:30h, 23 diciembre Responder

    Hola Conchi,

    ¡Me gusta mucho este post! En numerosas ocasiones me he preguntado cuáles serían los pasos para escribir mi historia y la de mi negocio, que en definitiva es una misma.

    Lo pongo en marcha y diría que los malos momentos cautivan más que una historia repleta sólo de éxitos.

    Un abrazo,

    • Conchi
      Publicado a las 09:21h, 27 diciembre Responder

      Hola Ana,

      Sí, el kit de la historia es saber combinar varios momentos clave y unirlos de forma sincera y honesta, con un toque de estilo personal. Al final, somos personas que viven, se equivocan y aprenden de sus “fracasos”. Por eso, leer la historia de alguien que nunca jamás se equivocó, nos hace desconfiar, más que otra cosa.

      La autenticidad es lo que vende. De modo que hay que abrirse más y dejarse de prejuicios, por querer parecer algo que no somos.

      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

  • Gabriela Castelo
    Publicado a las 00:11h, 24 diciembre Responder

    Hola Conchi! yo siento que el relato de marca es como abrir la ventana de tu propia casa para que la gente puede sentir lo que tu sientes, y de igual forma lograr esa conexión que buscamos.

    Al final, mi marca, es mi vida, y saber trasmitirla debe de ser algo muy importante, porque así encontramos gente que vibra igual que nosotros, y sucede ese momento mágico.

    Muchas gracias Conchi!!

    • Conchi
      Publicado a las 09:24h, 27 diciembre Responder

      Gabriela, toda la razón. Cuando nuestro proyecto está tan íntimamente relacionado con nuestra vida, a veces nos cuesta transmitirla, porque pensamos que perdemos privacidad. Pero, cuando nos dejamos de tabúes, nos damos cuenta que esa misma historia, que incluso a veces nos parece insignificante, es lo que más nos acerca a los que nos leen. Al final, es que no buscamos más que otras personas que nos entiendan, sepan lo que nos ocurre, cómo nos sentimos y entonces, empezamos a creer y a confiar en que pueden ayudarnos.

      Gracias por el comentario. Un saludo enorme.

  • Mar Navarro
    Publicado a las 13:07h, 24 diciembre Responder

    ¡Hola Conchi!

    La verdad es que no me había planteado escribir una historia acerca de mi marca pero me parece muy interesante la idea! Me lo apunto como tarea pendiente puesto que creo que al lector le puede resultar interesante (al igual que a mi me resulta interesante leer las historias de los demás 🙂 ).

    Algunas de las cosas que comentas me han hecho reflexionar. Es cierto que a veces nos cuesta abrirnos y contar los ‘fracasos’ que hayamos podido experimentar en nuestra vida. Por otro lado, siempre había tenido una cierta tendencia a prejuzgar a algunos bloggeros que te mandaban correos contándote sus logros, lo reconozco. Ahora entiendo que simplemente se trata de comunicación, de contar tus experiencias buenas y también aquellas no tan buenas, para así transmitirle al lector esa esencia de humanidad, de que hay una persona como él al otro lado del teclado y no un robot. Por otro lado, los logros de la marca son también beneficiosos para los lectores, porque ambos forman parte del proyecto y cooperan dentro del mismo haciéndolo crecer.

    ¡Muchas gracias por el post y aprovecho para desearte felices fiestas!

    Un abrazo,
    Mar

    • Conchi
      Publicado a las 09:37h, 27 diciembre Responder

      Hola Mar,

      Qué bien que te haya gustado y me encanta la idea de que lo vayas a poner en práctica. Cuando tengas tu historia, tú misma te sorprenderás de lo beneficioso que es tanto para ti como para tu proyecto y cuánto te facilita otras tareas de comunicación.

      Como bien dices, a la hora de crear tu historia épica, lo mejor es llegar a un armonioso equilibrio, en el que los demás se den cuenta de quién eres tú, por qué comenzaste tu proyecto y cómo puede ese lector conseguir lo que tú has conseguido. Le genera confianza y esto le llevará a quedarse a tu lado y seguir tu camino.

      Gracias por comentar. Un abrazo enorme y felices fiestas a ti también.

  • Jean Saldaña
    Publicado a las 20:28h, 24 diciembre Responder

    ¡Hola Conchi!

    Te cuento que cuando comencé con mi negocio, primero definí mi misión, visión, objetivos y valores. De ahí pasé a definir a mi cliente ideal y mi propuesta de valor única y todos los aspectos del negocio que se desprendían de estos dos, como identificar el problema número uno de mi cliente ideal, la estrategia de contenidos, el calendario editorial, etc. Todo esto es muy importante, pero si te soy sincera, una cosa es escribir contenidos que sabes que resuleven los problemas de tu público ideal, y otra es tener una conexión real con ellos. Yo creo que ahí es donde encuentro el valor de saber comunicar mi historia, y yo misma ser consciente de ello. Es una parte del proceso de comunicar una marca, y más aún si es una marca personal.

    Ahora mismo estoy escribiendo la historia de mi Acerca de porque siento que no estoy transmitiendo lo que me ha impulsado y mantenido en lo que estoy haciendo, así que tu artículo me va a ser de gran ayuda. También quiero incluir parte de esto en una sección de Manifiesto que tanto he querido hacer.

    Muchas feicidades Conchi por todo este contenido de excelente calidad! La verdad es que constantemente vuelvo porque me ha ayudado mucho.

    ¡Un abrazo y feliz Navidad!

    • Conchi
      Publicado a las 09:28h, 27 diciembre Responder

      Hola Jean,

      Me encanta leer que los contenidos te sirven y que los pones en práctica en tu propio proyecto. Comparto totalmente lo que cuentas y es una de las razones de que este proyecto exista. Comunicar tu historia, tu marca, es algo más que generar contenidos. Hay que recubrirlos de esencia, de entusiasmo e ilusión, de esa parte de ti única que hace que los demás se enganchen a ti. Y, aunque parece difícil de conseguir al principio, todo esto da mayor coherencia a nuestro proyecto y nos invita a sentirnos más cómodos trabajando en él.

      Gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo y felices fiestas.

  • Alexandra
    Publicado a las 19:26h, 25 diciembre Responder

    Debo de confesar que este post me hace reflexionar mucho, desde que decidí escribir al desnudo en mi blog el tráfico aumento mucho. Darle vida a lo que escribimos es trabajar desde el corazón, entregarnos tal como somos. Pues te respondo tu primera pregunta, me encanta leer; leer para mí es crecer y descubrir cosas nuevas .

    Saludos.

    • Conchi
      Publicado a las 09:32h, 27 diciembre Responder

      Hola Alexandra,

      Justo de eso se trata, de entregarte en cuerpo y alma en cada pieza de las que escribes y con las que comunicas. No es para nada laborioso, es más una cuestión de dejarse llevar o no, de fluir o imponerse límites. Cuando nos mostramos como somos, tenemos la oportunidad de que los demás se identifiquen con nosotros o nuestra historia y eso engancha, crea conexión entre dos personas. De ahí que sea tan importante dejarte ver en tu proyecto y sacar provecho a tu marca, a través de las historias. Al final, todo se resume en crear conexiones profundas y comunidades comprometidas.

      Gracias por tu comentario. Un saludo enorme.

  • ADELA EMILIA GOMEZ AYALA
    Publicado a las 16:25h, 29 diciembre Responder

    Hola Conchi.

    Tu post es interesante, a la vez que útil.

    Pero yo me pregunto, cuando te metes en los blogs de las grandes figuras y ves sus SOBRE MI, ACERCA DE, …, realmente encuentras esa humanidad. Sinceramente no te sabría responder a esa pregunta, pues cuando leo este apartado jamás se me ha ocurrido verlo desde esa perspectiva (me fijaré en lo sucesivo).

    A mayor cercanía, mayor humanidad, y en definitiva más empatía. Pero una vez que eres un gurú consagrado que cobra sus horas por no se cuántos 000 euros, sigue existiendo la cercanía?.

    No sabría que decirte esa es la verdad.

    Buen post, para reflexionar fundamentalmente.

    Un afectuoso saludo

    • Conchi
      Publicado a las 16:57h, 29 diciembre Responder

      Hola Adela,

      Es una buena reflexión. Me has hecho pensar. La verdad es que creo, sinceramente, que la mayor o menor humanidad en nuestros textos, o nuestra historia, no debería estar relacionado con lo que facturemos. Al menos es mi percepción. Otra cosa es que con el tiempo, haya personas que pierdan un poco el norte y cambien radicalmente su estilo. ¿Les funciona igual? Seguramente porque ya tengas muchísimos seguidores.

      Aún así, yo me guió por “tratar a los demás como me gustaría que me trataran a mí”. De ahí que, por más seguidores que uno tenga, no me parece que haya que dar un trato menos cercano, o subirse a un pedestal. Me gusta la cercanía, el tú a tú y conocer a las personas con las que trabajo, al igual que ellas me conozcan a mí.

      De todos modos, es mi opinión y mi forma de hacer las cosas. Supongo que cada uno ha de dar con su fórmula.

      Gracias por tu reflexión,

      Un saludo enorme y felices fiestas.

  • Amaya
    Publicado a las 10:59h, 04 enero Responder

    ¡Hola Conchi!

    ¡Soy de las tuyas! Con un libro la imaginación vuela y la película la construyes tú.

    Cuando se trata de nuestra historia de marca la cosa se complica un poco más. Ya no consiste en leer o ver lo que cuentan otros, se trata de contarlo y hacerlo ver tú, y eso cuesta mucho, así que genial las ideas que nos has aportado ¡muy útiles!

    Un abrazo fuerte

    • Conchi
      Publicado a las 11:54h, 04 enero Responder

      Hola Amaya,

      Comparto contigo que es difícil, al menos si no acostumbras a hacerlo, contar tu propia historia. Es más, no es cualquier historia, sino una que quieres que tenga una consistencia especial, para que atrape a tus lectores y se enganchen a ti y a tu marca. Por eso, lo mejor es siempre empezar poquito a poco. Al fin y al cabo, los textos o tu historia no han de ser piezas fijas, sino que evolucionan contigo y con tu estilo. Siempre es bueno revisar estas cosas y darles nuevos aires, a medida que crecemos en la escritura.

      Gracias por comentar. Un abrazo grande.

Deja tu comentario