¿Por qué no te gusta pensar como marca?

“Mudanza. Otra vez.” Eso mismo fue lo que pensé el día que, por razones de comodidad, decidimos dejar el último piso en el que vivíamos y recolocarnos en un lugar más cercano al trabajo de Gerardo, mi pareja.

He de contarte, para que entiendas porqué el hastío en mis palabras, que en los últimos cinco años me he mudado seis veces de casa. Al final, además de experta, me volví minimalista, que es mucho más práctico.

Supongo que si te has mudado alguna vez, entenderás a qué me refiero. Pero también si has comenzado un proyecto de casa desde cero.

La decoración, la organización, la limpieza… ¡sólo de pensarlo desgasta!

Pues bien, con el tiempo, me he dado cuenta de que esto ocurre, sólo cuando vemos la obra completa que tenemos por delante.

Pero, si nos preocupamos de una sola cosa a la vez, es más sencillo que llegues a disfrutar con el proceso.

Y te estarás preguntando, ¿qué tiene esto que ver con la marca?

Verás, crear una marca y desarrollarla conlleva una serie de ideas que nos bloquean, porque nos centramos en “la obra completa”.

En este artículo, me gustaría hablarte de esas ideas, que pueden estar frenándote, para que las identifiques, las trabajes y comiences a ver tu marca con otros ojos.


160715_brandingVisual-07Las grandes marcas alguna vez fueron pequeñas

 

A veces, tenemos la sensación de que Coca-Cola, por ejemplo, siempre fue un gigante. Pero no es así.

Cualquiera que comience de cero, tiene que ir construyendo su reputación poquito a poco.

Sin embargo, como nosotros sólo vemos ahora mismo el resultado, creemos que no podremos llegar a conseguir una marca tan potente.

Mi consejo es que en lugar de venirte abajo, utilices a esas marcas que te mueven por dentro, como inspiración.

Descubre por qué te llegan tanto y después, piensa en cómo podrías conseguir eso mismo para ti y tu proyecto.


160715_brandingVisual-06Las marcas no nos convierten en productos

 

Tanto si te planteas tu marca como concepto, o bien utilizas tu propio nombre e imagen como marca, para los que emprendemos en solitario, el elemento fundamental detrás del proyecto eres tú.

O sea, que de una u otra forma, vas a tener que darte a conocer, para que las personas confíen en ti y en el proyecto, antes de convertirse en clientes. Esto ya lo he dicho muchas veces, pero una más no hace daño 🙂

Que te conviertas en una marca, no significa que seas un objeto, ni que te estés vendiendo. Es la forma de empaquetar y dar a conocer tu trabajo y tu forma de hacerlo.

De hecho, que tu marca refleje quién eres, no quiere decir que sea todo lo que eres. Siempre habrá una parte íntima que guardes para ti y los tuyos.

Puedes ser auténtico, mostrarte tal cual eres, incluso hablar de lo que te gusta y escribir sin filtros. Esto habla de ti, de cómo eres, genera empatía y confianza, pero no te desnuda ante nadie, ¿verdad?

Al final del día, tus reflexiones, tus pensamientos y tu vida interior, son tuyos y de nadie más.


160715_brandingVisual-08Lo que sí implica pensar como marca

 

Si hoy quería hablarte de tu marca, es porque será tu gran aliada para triunfar con tu proyecto. Por eso, no hay lugar para las ideas que te bloquean.

Crear tu marca es un proceso que, si eres una persona creativa, disfrutarás como un niño. Porque al fin y al cabo, se trata de jugar, de encajar piezas, de investigar en tu interior y hacer un mezcladillo con todo lo que vaya saliendo.

¿Quién no se ha puesto perdido alguna vez haciendo un mezcladillo con cualquier cosa que sobrara en la mesa cuando era niño? Yo, ¡culpable!

Y, volviendo al tema que nos ocupa, una marca no es sólo un logo, o una paleta de colores bonita. De hecho, eso es sólo la representación visual de lo que en verdad es tu marca.

Para llegar ahí, primero has de haberla pensado, trabajado y has tenido que darle forma. Tienes que saber exactamente qué quieres transmitir, para poder dar el siguiente paso.

Sin embargo, si trabajas esta parte desde el principio, te darás cuenta de que es más fácil avanzar. Todo tiene su porqué y encaja en tu historia. No hay nada al azar y eso refleja coherencia y profesionalismo.

De modo que, dicho esto, ¡es hora de que trabajes este punto! Olvídate de ideas que no te ayudan, destiérralas. Camina paso a paso y construye una gran marca, que te ayude a infundir de vida a tu proyecto.

Y, antes de despedirme, recordarte que te espero en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión acerca del tema. ¿Ya has trabajado a conciencia tu marca? ¿Estás satisfecho con el trabajo o crees que le falta aún una vuelta?

¡Nos vemos pronto!

Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@turutaemprendedora.com

Soy redactora web y storyteller de proyectos digitales con alma. Te ayudo a desarrollar unos contenidos con estilo propio, que conecten con tu comunidad, para que consigas un emprendimiento útil con el que disfrutes y dejes huella.

20 Comentarios
  • mercedes be
    Publicado a las 18:27h, 07 diciembre Responder

    hola Conchi,
    pienso que pensar como marca, es tener ante los ojos el leit motiv de tu emprendimiento, estar enfocado en porqué y para qué existe tu negocio, como el tronco de un árbol (IDEA PRINCIPAL) y las ramitas (COMO APOYO A LA IDEA PRINCIPAL) para poder avanzar sin salirte demasiado del objetivo. O terminará siendo tu branding un auténtico tutti frutti que descoloca a los potenciales clientes, quienes no terminarán de entender a qué te dedicas y en qué puedes ayudarlos. Con respecto a tu minimalismo de supervivencia y con tantas mudanzas, podrías ser la versión española de Marie Kondo. Podés enseñar tu método en YouTube, ser celebrity y ganar fortunas. jajaja.

    • Conchi
      Publicado a las 19:10h, 09 diciembre Responder

      Hola Mercedes,

      Me encanta lo que comentas, porque justo de eso se trata la marca. De tener una camino, una guía que nos ayuda a tomar mejores decisiones y que nuestra actividad y presencia sea coherente. Es importante si queremos causar buena impresión y cautivar a nuestro público.

      En cuanto a lo de Marie Kondo, no lo había pensado de ese modo. Aunque, ¡no creo que sea lo mío! 😀

      Un saludo enorme y gracias por dejar tu comentario.

  • ADELA EMILIA GOMEZ AYALA
    Publicado a las 19:28h, 07 diciembre Responder

    Hola Conchi.

    Pensar como marca requiere lo que tú dices, tener trazado un itinerario que poco a poco irás recorriendo.

    Pretender no dar su tiempo a que “la fruta madure” equivale a tirar la toalla, no porque el proyecto no tenga lógica, sino porque requiere su tiempo.

    Guiarse por esos gurús de 100 suscriptores en 10 días, te estresa, te agobia y te bloquea.

    Sería perfecto abrir la web y empezar a ver como tu cuenta bancaria va subiendo como la espuma.

    Sería, pero no lo es.

    Un afectuoso saludo
    Adela Emilia Gómez

    • Conchi
      Publicado a las 19:21h, 09 diciembre Responder

      Hola Adela Emilia,

      Siempre muy acertada en tus apuntes. Es cierto que la cosa lleva un tiempo y que, a veces, por más que queremos adelantar el proceso, no hay forma de hacerlo. Por eso, lo más importante en estos casos es armarse de mucha paciencia y disfrutar por el camino de los pequeños detalles.

      Gracias por compartir tu opinión y te envío un saludo enorme.

  • Laura Pascual
    Publicado a las 21:11h, 07 diciembre Responder

    Gracias Conchi! Acabas de hacerme caer en la cuenta de que me da vergüenza pensar en mi proyecto con mentalidad de ” marca” y veo claramente que no disfrutaré hasta que consiga creérmelo un poco más .

    • Conchi
      Publicado a las 19:26h, 09 diciembre Responder

      Wow Laura,

      ¡Qué bien lo que comentas! Eres muy valiente por compartirlo. Lo mejor es que suele pasarnos a todos, cuando comenzamos. Es complicado, pero una vez te das cuenta, ahora ya llega el momento de ponerse en serio y dar pequeños pasitos, uno tras otro.

      Gracias por compartir tu experiencia y espero seguir viéndote por aquí.

      Un abrazo enorme.

  • Noémie
    Publicado a las 10:15h, 09 diciembre Responder

    Hola Conchi,

    me encanta este artículo (aparte que el tema de la mudanza resuena conmigo estos días, jeje!)

    No puedo estar más de acuerdo que la marca no es el logo o la web, ni tampoco el producto que vendemos… es sobre todo una personalidad, una historia, unos valores que nos apetece contagiar al mundo. Lo contrario a vender humo, vamos, y eso sí que requiere un poco de tiempo y mimo.

    Un abrazo!

    • Conchi
      Publicado a las 19:32h, 09 diciembre Responder

      Hola Noémie,

      Qué gusto que compartas esta visión, sobre todo, porque yo misma he aprendido un montón de ti acerca de este tema. Quizá lo enfocamos distinto, o nos centramos más en una parte que en otra, pero coincidimos en lo esencial: la marca es la base, el fundamento de todo lo demás.

      Y, por suerte o por desgracia, lleva su tiempo. Pero, es necesario dárselo. Trabajar sobre las bases, en profundidad y, como dices, con mucho mimo.

      Gracias por el comentario. Un saludo enorme.

  • Esti López
    Publicado a las 11:56h, 09 diciembre Responder

    ¡Hola Conchi!

    No puedo estar más de acuerdo, pensar como marca es el primer paso de enfoque para que lo demás funcione. Siempre digo esta misma frase ” tu marca no es ni un logo ni una paleta de color” y cuando quieres saltarte el primer paso por que tienes prisa, lo demás no funciona…

    ¡Un abrazo!
    Esti

    • Conchi
      Publicado a las 19:39h, 09 diciembre Responder

      Hola Esti,

      Pues tienes toda la razón. Y, más tarde o más temprano, nos acabamos dando cuenta, si hemos tratado de apresurar demás el proceso. Porque, es justo lo que cuentas, nos damos cuenta de que algo no encaja, o no nos funciona. Sentimos dentro que hay algo que no resuena, una sensación extraña. De ahí, que sea recomendable escucharnos a nosotros mismos, cuando emprendemos. Hay que estar atento a las señales y hacer caso de nuestra intuición.

      Gracias por compartir, un abrazo enorme.

  • Alvaro Sánchez
    Publicado a las 13:16h, 09 diciembre Responder

    Qué suerte tanta mudanza, la de cosas de las que te habrás deshecho.

    La tendencia hacia la importancia de las caras detrás de los negocios se puede comprobar en cada esquina. Desde los CEOS de las grandes empresas – Jeff Bezos,,Mark Zuckerberg están todo el día por ahí enseñando el careto- a por supuesto los blogs, y empresas online.

    La creciente moda del videomarketing no es más que eso. Venimos de un mundo de publicidad fría y masiva, ese modelo está muerto, ahora necesitamos interacción y conversación, y eso sólo se puede hacer con una persona al otro lado.

    Abrazos

    • Conchi
      Publicado a las 19:46h, 09 diciembre Responder

      Hola Álvaro,

      En eso tienes toda la razón. He hecho “limpiezas” exhaustivas. Aprendí rápido que no era cómodo, ni práctico andar moviendo cosas inútiles de un lugar a otro.

      Y estoy de acuerdo con el tema que planteas de la interacción. Cuanto más la pongo en práctica, más me convenzo que ahí es donde está la clave. Así que, ¡seguiremos adelante!

      Un saludo enorme y gracias por el comentario.

  • Alexandra Dacier
    Publicado a las 09:36h, 10 diciembre Responder

    Waooo, te has mudado mucho, espero que sea ya la última o quien sabe.

    Hace poco comencé a pensar como una marca, antes publicaba solo por publicar. Pero todo el que entra en este mundo tarde o temprano quiere y necesita ir a más. Me gusta los ejemplos que pones por que muchas personas quieren todo en el ya, y la vida es poco a poco.

    Me ha encantado el post.

    Saludos.

    • Conchi
      Publicado a las 13:08h, 12 diciembre Responder

      Hola Alexandra,

      Pues en cuanto a las mudanzas… no creo que se hayan acabado, porque no me veo viviendo siempre en el mismo sitio donde estoy ahora. Y es que, como bien decías tú, en cualquier aspecto de la vida, los inconformistas queremos seguir creciendo y yendo a más.

      Me alegra que te haya gustado y es importante lo que remarcas. Hay que tomarse las cosas con más calma, sobre todo, si hablamos de un proyecto a largo plazo. Y es que hay ciertos plazos que no podemos apresurar, porque necesitan su maduración. Hay que disfrutar más del proceso y para eso estamos aquí.

      Un gusto leerte y gracias por el comentario.

  • ana camacho manfredi
    Publicado a las 16:01h, 11 diciembre Responder

    Hola Conchi,

    muchas gracias por este post, con el que yo estoy totalmente de acuerdo.

    Ser una marca no es perder la identidad de un negocio, sino todo lo contrario: darle una personalidad propia. Lo que significa a su vez, de las mejores formas para conquistar a tus clientes.

    Además, si la trabajas desde el principios ahorras tiempo y dinero, pero tengo la sensación que esta idea no está muy extendida.

    Por último, destacar esta idea que ofreces ” si nos preocupamos de una sola cosa a la vez, es más sencillo que llegues a disfrutar con el proceso.” Crear una marca deber ser algo paso a paso, con lo que disfrutar, para que no se convierta en una pesadilla.

    Un abrazo,

    • Conchi
      Publicado a las 13:12h, 12 diciembre Responder

      Hola Ana,

      Como sabemos muy bien, las prisas no son buenas consejeras y menos en un tema tan importante como éste. Tú comentas que se trata de un proceso, por el que “damos personalidad propia” a nuestro proyecto. Si lo pensamos, la personalidad de cualquiera de nosotros lleva mucho trabajo, mucha reflexión, mucho crecimiento y para nada es fija, ni la conseguimos formar de un día para otro. Y es justo el mismo proceso que hemos de seguir para desarrollar esa marca que represente nuestro proyecto. Por lo tanto merece dedicación, cariño y mucha ilusión.

      Es un proceso muy bonito, si aprendemos a disfrutarlo.

      Gracias por compartir tu opinión 🙂 Un saludo enorme.

  • Cristina Píriz
    Publicado a las 16:21h, 12 diciembre Responder

    Hola Conchi,

    La verdad es que de alguna manera nos ha quedado lo de “marca” con la imagen antigua, de empresa grande y impersonal, fría, sin una cara que la represente. Y los mini negocios unipersonales de ahora parecen otra cosa, pues oso, proyectos pequeños, con una cara que ponerles, personalizados y acogedores. Aún me cuesta ver lo segundo como marca pero entiendo lo que dices. Es lo que te caracteriza lo que cuenta, lo que te representa, independientemente del tamaño.

    Por otro lado te tengo que felicitar de corazón por haberte vuelto minimalista. Por favor sigue así y no te acomodes. Lo que posees te posee. Que gran favor te estás haciendo. Yo odio las mudanzas (casi tanto como tú o más) y no puedo esperar a mudarme de nuevo solo por reducir pertenencias. En serio 😀

    Pues a disfrutar del nuevo hogar chica, ahora a desentumecer los músculos y a relajarse 😉
    Un saludo,
    Cristina

    • Conchi
      Publicado a las 16:28h, 12 diciembre Responder

      Hola Cristina,

      La verdad que es un alivio lo de vivir con menos cosas, porque te das cuenta que tampoco echas de menos todo aquello de lo que te deshaces. Esto te ayuda a tomar conciencia de que en realidad no lo necesitabas.

      El concepto minimalismo me encanta, porque te ayuda a expresar ese nuevo estilo. Y si te das cuenta, todo está relacionado. Cuando hablo de marca, y digo que no tiene nada que ver el tamaño es así, la marca es como el concepto “minimalismo”, una sola palabra que lo representa todo, que explica ese estilo determinado. Lo mismo sucede con la marca de un proyecto. Tú has dicho que los pequeños negocios tienen una cara, ¿no? Esa misma es la marca. La esencia detrás del proyecto que hace que todo cobre sentido.

      Gracias por tu comentario.

      Un abrazo.

  • Raquel
    Publicado a las 19:13h, 15 diciembre Responder

    Hola Conchi,

    Cuánta razón tienes con las mudanzas, poco a poco vas soltando lastre y sintiéndote más libre.

    A mi me gusta pensar que la marca es tu propia historia, mucho más que unos colores o un logo o una cara, somos mucho más que eso y nuestros negocios también. Muchas veces hace falta ver con perspectiva para obtener una visión de conjunto. Si pensamos en nosotros cómo empresa, poco a poco iremos dotándola de aquellos elementos que nos van a convertir en una marca.

    Y la marca debe crecer y transformarse, algo que sólo lograremos si seguimos en movimiento.

    Un abrazo

    • Conchi
      Publicado a las 12:59h, 17 diciembre Responder

      Hola Raquel,

      Me gusta lo de mantenerse en movimiento, al final de cada paso que damos aprendemos algo nuevo que nos ayuda a crecer y seguir mejorando. Y, con el tiempo, a medida que vamos recorriendo el camino, creo que tienes razón en que vamos teniendo cada vez una perspectiva más amplia del conjunto de nuestro proyecto y tomamos mejores decisiones.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

Deja tu comentario