Cómo pillar a tu cliente ideal, sin ser un investigador privado
15784
post-template-default,single,single-post,postid-15784,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Cómo pillar a tu cliente ideal, sin ser un investigador privado

Cómo pillar a tu cliente ideal, sin ser un investigador privado

De pequeña solía jugar a ser una investigadora privada. Sí, sí, pillaba una bata larga de mi abuela, a modo de gabardina, y enfundada de papel y boli, seguía de cerca los pasos de “mi sospechoso” de turno (cada día le tocaba a alguien nuevo de mi familia). Me escondía por cualquier rincón, para evitar que mi sospechoso se diese cuenta de que lo seguía y me tiraba las horas muertas en el chalet, haciendo kilómetros de un lado para otro sin parar.

Obviamente, cuando veía que no colaboraban conmigo, ni llevaban a cabo ninguna acción sospechosa, me aburría y lo dejaba hasta el día siguiente…

Pues bien, no hace falta armar nada de esto a la hora de conocer en detalle a tu cliente ideal, aunque algunos puedan pensar lo contrario, cuando están comenzando.

¡Y lo voy a demostrar!


160715_brandingVisual-15Descubrir a tu cliente ideal no es un juego de niños

 

Esto es serio. De conocerlo, enamorarlo, atraerlo a ti y convertirlo a tu causa, dependerá el éxito o fracaso de tu proyecto.

Las grandes empresas o multinacionales acostumbran a realizar estudios de mercado para controlar la evolución de su público. Pero, ¿qué pasa cuando emprendes en solitario?

Que parece que en lugar de conocer a tu cliente ideal, lo estés “espiando”. Hay muchas personas que sienten esta parte crucial del proyecto, como algo sucio o maligno…

Así que, primero lo primero. Démosle la vuelta.

¿Eres un emprendedor comprometido? ¿Tienes un propósito? ¿Quieres ayudar a otras personas con sus problemas?

Si respondiste sí a las 3 preguntas anteriores, ¡no puedes tomarte a broma lo de averiguar quién es tu cliente ideal!

De otro modo, si no tienes idea de quién es, ¿cómo esperas poder ayudarlo sinceramente?


160715_brandingVisual-16Un juego al que ya has jugado, ¿te apuntas?

 

¿Has participado alguna vez del amigo invisible? Explicaré la esencia del juego, para aquellos que no lo conozcan o lo llamen de otro modo…

Entre varias personas se hace un sorteo y se le asigna a cada una, un “amigo invisible”. Esa persona tiene que hacer un regalo o detalle a la persona que le haya sido asignada, por el sorteo, sin que se entere. Fácil, ¿no?

En realidad, hay personas que no respetan el objetivo final del juego, la verdad. Simplemente, compran cualquier regalo insípido y sin personalidad, lo envuelven y lo dan a la persona que les había tocado.

Sin embargo, no es eso lo que se pretende conseguir con el juego. La idea es que entre todos los del grupo se conozcan mejor y estrechen lazos. ¿Cómo?

Aquí viene la parte interesante.

Para acertar con el regalo perfecto, has de conocer a la otra persona. Y no me refiero a meterte en su vida, sin permiso. Sino a estar atento para descubrir qué le gusta, qué quiere y qué necesita.

Deberás saber de sus aficiones, qué tiene en este momento y ya no le hace falta, o qué cosas le gustan o está pensando en comprar. Así, podrás hacerle un regalo o detalle más personalizado, atendiendo a sus gustos o necesidades.

Cuando te hacen algo así a ti, ¿cómo te sientes? Pues eso, todos queremos sentirnos escuchados y comprendidos. Cuando consigues algo así, no sólo haces sentir bien a la otra persona, sino que estará agradecida contigo y siempre te llevará en su mente.


160715_brandingVisual-08La mejor forma de conocer a tu cliente ideal en detalle

 

Se trata de una adaptación libre y muy personal que he hecho del “amigo invisible”. Tú te has de convertir en ese ser que la otra persona no puede ver, pero que está atento para descubrir sus necesidades y ofrecerle un regalo que las satisfaga.

Regalos en forma de artículos con contenido de valor, freebies que puedan descargar y que alivien un problema, o productos o servicios personalizados…

La cuestión que se te plantea ahora es, ¿cómo puedes hacerlo tú con tu cliente ideal?

Recuerda: emprendes en solitario por algo y, aunque a veces sea duro, tiene sus ventajas. Y una de ellas es poder hacer las cosas a tu modo. Con mimo, cuidado y poniendo mucho énfasis en los detalles.

Así que, la forma más sencilla, natural, honesta y sin complicaciones que existe, para ir profundizando en tu cliente ideal y estrechando lazos, es conversar con él. Interesarte en qué le ocurre y hacerle preguntas. Tener presencia en los lugares en que se encuentra y acercarte a él, escucharle y estar atento.

La forma de expresarse de una persona dice todo, o casi todo de ella. Las palabras que utiliza, los silencios que hace… ¡cualquier pista te sirve para conocerlo a fondo!

De modo que, dicho esto, ahora te toca a ti. Cuéntame, ¿vas a poner en práctica este juego? ¿Quieres convertirte en ese “amigo invisible” para tu cliente ideal? ¿Cómo te mantienes tú en contacto con él?

Y ya sabes, ¡te espero en los comentarios para seguir profundizando en el tema!

Etiquetas:
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@turutaemprendedora.com

Soy coach, redactora web y storyteller de proyectos digitales con alma. Te ayudo a desarrollar una comunicación que conecte con tu comunidad, para que consigas un emprendimiento útil con el que disfrutes.

6 Comentarios
  • Noémie
    Publicado a las 09:33h, 28 Septiembre Responder

    Hola Conchi,

    me parece muy interesante tu adaptación del amigo invisible! Me encajan mucho esas formas sutiles y humanas de acercarnos a los clientes. Como tu, creo que es una ventaja de tener un negocio muy pequeño, el poder estrechar lazos auténticos con las personas.

    Muchas gracias por compartir tu visión y tus consejos! Me encantan 🙂
    Un abrazo

    • Conchi
      Publicado a las 10:40h, 28 Septiembre Responder

      Hola Noémie,

      Justo esa es la esencia. Nos hablan mucho de diferenciarnos, de ser únicos. Para los que emprendemos en solitario y lo tenemos que hacer nosotros todo, los pequeños detalles son los que más cuentan y nos hacen destacar. Por ejemplo, una atención cercana y directa con las personas, tratarlas de tú a tú y ayudarlas sinceramente. Al fin y al cabo, ese plus que ofreces, haciéndoles sentir parte de tu familia, por decirlo de alguna manera, es lo que se llevan de ti que en otro sitio no van a encontrar.

      Gracias a ti por pasarte y comentar. 😉

  • Neus
    Publicado a las 20:30h, 29 Septiembre Responder

    Genial la adaptación del amigo invisible, puede dar buenos frutos tener en mente esta analogía. Gracias.

    • Conchi
      Publicado a las 08:59h, 30 Septiembre Responder

      Hola Neus,

      A veces, siento que las personas se bloquean, porque sienten que conocer a su cliente ideal, es más bien “espiarlo”. Al menos, según lo plantean ciertas personas, que te dicen que estés en las mismas redes y grupos que ellos, para ver qué dicen, cuáles son sus preocupaciones, etc.

      En realidad, no hay nada negativo en ello, pero quizá siento que muchas personas lo consideran agresivo. Haciendo esta adaptación, creo que las personas se pueden sentir menos intimidadas a la hora de conocer mejor y en más profundidad a su cliente ideal. Al fin y al cabo, su propósito es legítimo, tratan de ayudarlo. Y para hacerlo de la mejor manera posible, hay que saber quién es y qué necesita.

      Gracias por el comentario y un saludo enorme.

  • Ignacio Iglesias Chico
    Publicado a las 20:55h, 03 Diciembre Responder

    Hola Conchi

    Estoy casi terminando un curso de inteligencia emocional y me esta haciendo mucho bien en mi vida; ya que me esta instruyendo en ver varios adpentos de otras personas y verme a mi mismo desde varios puntos de vista en la que descubrimos las diferentes emociones por las que podemos pasar y las diferentes maneras de actuar que tienen las personas segun como es cada uno en particular y socialmente.
    Te agradezco tus consejos y tus comentarios para que cada uno en particular mejoremos en nuestros negocios y nuestra vida.

    • Conchi
      Publicado a las 09:20h, 05 Diciembre Responder

      Hola Ignacio,

      Creo sinceramente que el curso, que estás por terminar, te ayudará a entender mejor a tu cliente ideal o público, porque serás más capaz de entender a las personas de forma individual y personalizar la solución a sus “problemas”. A veces, se corre el riesgo de crear un patrón virtual, que no sabemos si se asemeja o dista mucho de la persona real a la que trata de representar y nos quedamos ahí, pensando que eso es la verdad. Lo mejor es ir profundizando poco a poco en ese perfil, para mejorarlo, pulirlo y completarlo, lo máximo posible. Hay que entender a la persona, o mejor dicho personas, que hay detrás en toda su complejidad y la inteligencia emocional, te hará el camino más fácil.

      Un saludo enorme y gracias por tus palabras.

Deja tu comentario