Acerca de Tu Ruta Emprendedora
15342
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15342,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Acerca de

¿Alguna vez has sentido que estabas en este mundo para algo más grande, distinto, y que lo que haces ahora no te ayuda a desarrollar todo tu potencial?

Sé muy bienvenido a Tu Ruta Emprendedora, un lugar pensado y diseñado especialmente para personas como tú. Jóvenes creativos, apasionados, que sueñan con desarrollar su idea, con hacer que ésta funcione, que quieren sentirse bien con lo que hacen cada día y les gustaría dejar huella.
La misión es, más o menos, simple, ayudarte a ti que comienzas a que des vida a esa idea única y con propósito que ronda tu mente, a que la comuniques al mundo y la hagas crecer, para poder ser cada día más libre y feliz.

Lo más especial es el cómo…

Aunque no te lo creas, diría que ya sé algunas cosas de ti…

 

Para empezar, que eres inquieto, todo un auténtico descubridor. Te mueres de ganas por emprender ese viaje que te lleve a explorar esa idea en la que no dejas de pensar. Y a encontrar el camino para que resulte viable. Sabes, en lo más profundo, que poderte dedicar a ello en cuerpo y alma, daría un vuelco a tu vida.

 

También sé que te gusta hacer las cosas a tu modo, impregnarlas de tu esencia. Obviamente quieres que funcionen, pero no quieres agobios, ni imposiciones. Tienes tu propio ritmo y sólo estás dispuesto a moverte con él.

 

Otra cosa que sé es que eres práctico, natural y te gusta vivir las experiencias. Exprimirlas al máximo. Por eso, eres de los que prefiere viajar con lo justo y necesario.

 

Por todo esto que he ido descubriendo de ti, Tu Ruta Emprendedora está pensada como un viaje. Un viaje con muchas paradas, con muchas vivencias de las que te marcan y te dejan grandes recuerdos. Porque, al fin y al cabo, de eso se trata emprender.

La historia de un intenso viaje

Mi camino emprendedor comenzó hace ya algunos años, pero no ha estado exento de aventuras.

 

Al principio, todo era nuevo, deslumbrante. Así que, como era de esperar, cometí muchos errores.

 

Entre ellos, lanzarme sin paracaídas y sin la más mínima idea. Este fue mi primer paso, un tanto catastrófico.

En el segundo intento, todavía fui a peor, y eso que no pensaba que se pudiera.

 

Compré el típico paquete vacacional, en el que todo esta programado, en el que no hay tiempo para disfrutar de verdad.

 

Me olvidé de la pasión al hacer el cóctel y, obviamente, no funcionó.

En mi última etapa, descubrí lo más importante: el ingrediente secreto.

 

Y es que la base de todo proyecto ha de ser un concepto original y único y una historia irresistible.

 

Al descubrirlo, me di cuenta de que a mí me faltaba.

Pero, me di cuenta de algo más: lo que a mí me estaba faltando, también le faltaba a gran parte de las personas que comienzan.

 

Si al principio te dejas asesorar, encontrarás muchas personas que te dicen cómo hacer las cosas. Sin embargo, si no tienes un concepto sólido y una historia que emocione, las técnicas que te enseñen seguramente… ¡no van a servirte!

 

Y con toda esa experiencia, con todo ese bagaje que ahora llena mi mochila, creé Tu Ruta Emprendedora, una comunidad para emprendedores comprometidos que quieren explorar el camino del emprendimiento, pero no de cualquier manera.

Ésta soy yo…

Pues ahora que ya conoces la historia detrás de este proyecto, déjame que me presente.

Soy Conchi Sanjerónimo, coach de negocios digitales y apasionada de las historias con alma. De ahí, de unir mis pasiones y hacerlas encajar, nace Tu Ruta Emprendedora.

 

Y para que me conozcas algo más, voy a contarte 5 cosas que pueden interesarte:

Me pierde escribir… lo que sea. Lo hago desde que soy pequeña, e incluso en la escuela participé en algún concurso de redacción nacional (ya casi ni me acordaba de esto, ¡qué recuerdos!).

Soy fan de los pequeños detalles. Me suelo fijar en las cosas más sencillas, pero bien hechas. Me va lo simple.

He sido una maniática del control… hasta ahora. En esta nueva etapa, me he dado cuenta de que no se puede controlar todo. Y que, además, es mejor así. Hay cosas que simplemente hay que dejar fluir para que funcionen.

Mi cabeza rebosa de ideas, aunque en ella también revolotea algún que otro pajarito (pero inofensivo del todo). Voy a todos lados con una libreta, o mi Evernote a punto, para que no se me escape ninguna.

Siempre me han dicho que tengo mucha imaginación y que algún día volaré. Si lo consigo… ¡te aviso!

Empieza el viaje, ¿te apuntas?

Ahora ya tendrás una idea más clara de qué va todo esto, ¿no es así? Pues el siguiente paso es sencillo. Si quieres, puedes unirte a Tu Ruta Emprendedora y hacer de tu viaje algo mágico.

 

Además, encontrarás muchos recursos para personalizar el viaje y experimentarlo a tu manera.